Violencia Escolar v/s Convivencia Escolar

*Bullying deriva de la palabra en inglés “bully” que significa intimidar, matón, rufián, camorrista. En nuestro país es un término asociado a violencia escolar que en los últimos años han hecho visibles situaciones de acoso, maltrato e intimidación entre los pares generando gran preocupación en el ámbito educativo y social. Las medidas correctivas que funcionaban en otras circunstancias parecen ser insuficientes, originando con frecuencia, desgaste y frustración.

En algún momento del proceso de educación formal, experimenté lo que hoy denominamos bullying, vivencia que me motivó, como educadora y psicóloga, a profundizar en este fenómeno del abuso entre escolares, con el fin de brindar orientación a niños/as, jóvenes y padres de familia, en la búsqueda de soluciones que reviertan el círculo vicioso de violencia, en un círculo virtuoso de convivencia.

¿Qué es y qué origina la Violencia Escolar?

*La violencia, según Galtung, es como un iceberg: la parte visible es mucho más pequeña que la que no se ve. A menudo las causas de la violencia directa (es visible, acción agresiva o destructiva contra la naturaleza, contra las personas y contra la colectividad) están relacionadas con situaciones de violencia estructural (daño en la satisfacción de las necesidades humanas básicas como supervivencia, bienestar, identidad o libertad; como resultado de los procesos de estratificación social) y/o justificadas por la violencia cultural que crea un marco legitimador de la violencia a través de aspectos como el arte, la religión, la ciencia, el derecho, etc.

Cuando se habla de violencia escolar se asume que el tema estrella es el bullying o acoso entre escolares, es un problema específico de violencia interpersonal, no es el único, pero es el que más daño hace a los grandes procesos formativos, es decir, si la violencia es un fenómeno moralmente perverso, el bullying es una forma concreta de perversión relacional entre los escolares, ocasiona serias repercusiones que van desde el daño a la integridad física hasta el impacto en los planos afectivo, social y académico. Se caracteriza por:

  1. Ser un fenómeno que acontece en el seno de un grupo que convive cotidianamente.
  2. Agresores y víctimas suelen tener un mismo estatus en el grupo social.
  3. Se aprovecha la existencia de un supuesto desequilibrio de poder entre los que se

    presuponen iguales.

  1. Es vivido como una experiencia prolongada y reiterativa.
  2. No se debe confundir con ningún tipo de bromas, aunque los agresores afirmen que se

    trata de ello.

  3. Siempre existe la intención por parte de los agresores, sea la de hacer daño o de

    reafirmar su poder frente a la víctima y hacia el grupo.

Comprender la violencia en la escuela implica tener en cuenta el contexto donde tiene lugar, la institución educativa, sobre todo cuando se espera que ésta sea fuente de apoyo, afecto y estímulos de desarrollo para todos quienes la integran y participan de un proyecto educativo. En la actualidad es objeto de estudio en el ámbito de las ciencias sociales y humanas. Su importancia deriva de la aparición de episodios alarmantes de crueldad delictiva acontecidos entre escolares.

*La definición pionera de Heinemann (1972) y la versión que de ella hizo Olweus, es la más citada y aceptada:”Un estudiante está siendo intimidado, cuando otro estudiante o grupo de estudiantes dice cosas mezquinas o desagradables, se ríe de él o ella, o le llama por nombres molestos o hirientes. Le ignora completamente, le excluye de su grupo de amigos o le retira de actividades a propósito. Golpea, patea y empuja, o le amenaza. Cuenta mentiras o falsos rumores sobre él o ella, le envía notas hirientes y trata de convencer a los demás para que no se relacionen con él o ella. Estas cosas ocurren frecuentemente y es difícil para el estudiante que está siendo intimidado defenderse por sí mismo. También es bullying cuando un estudiante está siendo molestado repetidamente de forma negativa y dañina.” (Olweus, 1999).

Las características del bullying son: intencionalidad, persistencia en el tiempo y abuso de poder. Además, en la compleja dinámica discurren dos leyes perversas de la complicidad social que, a veces, tiene lugar en el marco contextual de los iguales: la ley del silencio y el esquema de dominio-sumisión.

¿Cómo prevenir la Violencia Escolar?

*”Construir la Convivencia” es la clave para prevenir la violencia escolar. “La convivencia se entiende como el entramado de relaciones interpersonales que se dan entre todos los miembros de la comunidad educativa en el que se configuran procesos de comunicación, sentimientos, valores, actitudes, roles, estatus y poder “(Ortega, 1997).

En el devenir de la convivencia diaria hay que tener en cuenta la calidad de las relaciones que se producen entre los profesores, entre estos y los alumnos, entre las familias y la institución escolar. Todos y cada uno de estos subsistemas de relaciones interpersonales juegan un papel determinante en el buen fluir de la convivencia. Importante no olvidar de que una institución educativa no se encuentra aislada, sino que está en permanente relación con el contexto social, su cultura y sus valores. Involucra todos los estratos de la institución escolar, entre los cuales es necesario tener en cuenta:

-El proceso de enseñanza –aprendizaje: proporcionar un clima pacífico y grato, en el que la convivencia sea percibida como un sistema de valores fructífero que estimula la responsabilidad y libertad. Desde esta perspectiva, el profesorado debe ser considerado el gran agente de cambio y progreso de la actividad educativa.

-Popularidad v/s impopularidad, la importancia de tener amigos, sentirse aceptado y socialmente integrado. El éxito y el fracaso social parecen centrarse en el éxito o fracaso con los pares, pues la falta de amigos/as o el fracaso repetido en lograr un grupo social cercano, provoca sentimientos de inseguridad e inestabilidad social lo que afecta la autoestima. Pero, tener amigos/as, no es tarea fácil, hace falta saber dar y recibir, saber conversar (comunicación efectiva), escuchar, respetar turnos de un diálogo, saber compartir, aspectos que en la adolescencia, la socialización con los iguales adquiere un papel fundamental.

-Asumir responsabilidades y cumplir normas por parte de todos los miembros de la comunidad educativa, pues muchos de los problemas considerados como disciplinares son, en realidad, disfunciones de las relaciones interpersonales, basadas en el aprendizaje de patrones agresivos. Las normas deben ser internalizadas y socializadas para que se integren.

-La familia, juega un rol muy importante como agente de socialización en la transmisión de la no-violencia. Es un poder que tiene la capacidad de transformar situaciones y conductas violentas o destructivas en experiencias constructivas y conductas cooperativas. “La no- violencia es la mayor fuerza de la cual dispone la humanidad. Es más poderosa que la más ingeniosa arma de destrucción masiva diseñada por el hombre” (Gandhi).

Es importante que los padres: a) Aprendan a observar a sus hijas/os signos de maltrato entre pares y sepan lo que deben hacer en caso de sospechar y/o detectar que está implicado en malos tratos. b) Se sensibilicen sobre la importancia del desarrollo personal y social de sus hijos en las distintas etapas de desarrollo y de los problemas que pueden enfrentar. c) Reflexionen respecto de su estilo de interacción familiar. d) Tomen conciencia de las consecuencias de las situaciones de intimidación.

-Es obligatorio que los establecimientos educacionales cuenten con:

1. Reglamento Interno que contenga normas de convivencia que regulen las relaciones entre los miembros de la comunidad educativa. (Ley 20.370).

2. Encargado de Convivencia Escolar, cuyo nombramiento y determinación de funciones deben constar por escrito.

3. Plan de Gestión de Convivencia Escolar que contenga las medidas sugeridas por el Consejo Escolar.

4. Protocolo de Actuación frente a situaciones de violencia escolar, que debe constar en el reglamento interno.

¿Cuándo consultar?

Cuando observamos en nuestro hijo/a, a veces de modo repentino, baja motivación para asistir a clases y llegar puntual, se aisla con frecuencia, labilidad emocional, bajo rendimiento académico, con frecuencia se siente muy triste, deprimido o bajoneado, baja autoestima, inseguridad, en algunos casos se autolesionan. Uso de lenguaje que describe sensación de invisibilidad respecto de sus pares, entre otros. Consultar a tiempo es clave para generar experiencias constructivas en los educandos y prevenir un daño mayor.

Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

Fono Contacto:         +56 41 3160745 || +56 41 3160901